Tu carrito aun está vacio

Ver catálogo

Blog

¿Cómo combatir el calor en los entrenamientos de verano?

Días más largos y sin frío hacen que entrenar sea más tentador en verano. Pero es una temporada en la que hay que controlar a un enemigo silencioso: el calo excesivo. ¿Cómo lo controlamos? Con una buena hidratación.

2_como-combatir-el-calor-en-los-entrenamientos-de-verano.jpg

Compartir:


¿Qué sucede cuando nos ejercitamos?

Durante el entrenamiento físico, la temperatura de nuestro cuerpo aumenta significativamente, ya que entre el 70% y el 80% de la energía que producimos durante el ejercicio se disipa en forma de calor.
Entonces, para que el calor no nos afecte de manera negativa, nuestro organismo dispone de mecanismos de termorregulación, que nos permiten regular la temperatura.


Consejos útiles para entrenar sin riesgos:
 

  • Tomá más líquido y adapta tu alimentación.

Con las altas temperaturas el cuerpo pierde más agua, por lo que es importante mantenerlo hidratado aumentando la ingesta de agua y bebidas especializadas cuando practiquemos ejercicio físico. Por el contrario, es mejor evitar bebidas alcohólicas o con cafeína, que favorecen la deshidratación. Te recomendamos bebidas isotónicas como High Fuel, que además aporta vitamina C, sales y minerales en una óptima combinación para lograr máxima hidratación y minimizar la fatiga.

  • Evitá las horas de más calor del día.

Si vas a entrenar al aire libre es importante que evites el tramo comprendido entre las 12:00 hs. y las 17:00 hs. Allí es cuando se registran las mayores cantidades de grados, lo que puede llevarte incluso a sufrir un golpe de calor. Es más recomendable llevar a cabo tu entrenamiento a primera o a última hora del día.

  • Elegí la ropa adecuada.

Utilizá prendas ligeras y transpirables, así como de colores claros y suaves que no favorezcan la absorción de calor. Además, también podéss protegerte con otros elementos como gorras o lentes de sol.

  • Dale importancia al calzado.

En el caso de las prácticas de actividad física que requieran calzado, es importante que, como en todas las estaciones, primemos la comodidad del mismo. Pero además, en verano debemos primar que sea transpirable.

  • Adaptá tu ritmo.

Si el calor es elevado y notás que estás más cansado o que el ejercicio te supone un esfuerzo extremo, escuchá a tu cuerpo y adaptá tu ritmo a las necesidades del día.